¡Cambiá tu rutina de 40 minutos!

La luz de mi celular se enciende, la alarma suena. La luz se mantiene y la alarma continúa con su “ringtone”, que desde hace unas semanas empecé a odiar...
featured-image-irleland

La luz de mi celular se enciende, la alarma suena. La luz se mantiene y la alarma continúa con su “ringtone”, que desde hace unas semanas empecé a odiar cada vez más. La luz se mantiene y yo me resisto a confirmar que sea la hora de levantarme (como si la alarma se hubiera cambiado solita de hora y hoy decidiera jugarme una broma mañanera).

La luz se mantiene y la alarma cada vez deja que me concentre menos, en lo que en algún momento fue sueño y ya es casi un desvelo mañanero. Me rindo ante la lucha que empezó a las 6:00 am y terminó a las 6:01 am. ¡Sí, ya es hora de levantarse!

Agarro mi celular, reviso WhatsApp, Facebook, Twitter, correo electrónico… y hasta los SMS, donde últimamente el remitente más frecuente es el OIJ y sus mensajes de niños desaparecidos.

Después de la rutina, salgo del cuarto, llevo el celular al baño, selecciono mi playlist preferido, que ojalá me logre rendir al menos por los próximos 60 minutos.

 

Spotify-y-iPhone-6

 

Mientras Spotify empieza a consumir la batería de mi celular, encuentro la ropa del día, alisto el almuerzo, me lavo los dientes y agarro las llaves del carro, no sin antes buscar un par de monedas que me funcionen para el peaje de la 27, ¡el más caro de todos, por cierto!

 

ruta_27

 

Llego a la oficina, reviso correos, reviso WhatsApp, reviso Skype, me conecto a la conferencia, reviso correos, envío algunos pendientes, reviso nuevamente el WhatsApp, Skype… y así avanzan las horas, hasta que por fin me doy cuenta que son las 6:03 p.m. y ya es hora de irme, incluso hace ya 3 minutos.

Manejo hasta la casa, saludo a mis papás, ceno con ellos… sin enterarme a que se debe esa luz parpadeante en mi celular que me inquieta desde hace 7 minutos.

Tomo el celular, abro la laptop, navego en internet y de repente el noticiero acabó, mis papás ya me han dado las buenas noches y yo sigo entre el Facebook y mis grupos de WhatsApp.

¡Suave un toque!, ¿alguien me llamó? ¿vino mi hermana a la casa? ¡Ni cuenta me di que mi perro me esperaba desde las 8: 17 p.m. en la cama, cansado de que ni siquiera lo volviera a ver!

 

8c0c1dee-04f6-435a-8304-5348b223a45c

 

La tecnología nos facilita conocer otros mundos, pero no debemos olvidarnos del que nos rodea, del más cercano de todos. Al que vemos y tenemos al alcance con los 5 sentidos: verlo, tocarlo, olerlo, sentirlo y probarlo.

Hacé una pausa en tus días, liberate al menos 40 minutos de tu celular, la computadora, el correo electrónico, el Skype e intentá a veces estar más conectado a tu alrededor y menos al WIFI de la oficina o de tu casa. ¡Valdrá la pena, son sólo 40 minutos!


Por: Priscilla

Categorias
Tecnología

Relacionados